10 mejores relojes 2016

En la industria de relojes de lujo, el tiempo se mueve lentamente (pero precisamente, por supuesto). Es un mundo viejo y conservador y uno en el que a menudo parece más interesado en su pasado que en su futuro. Los diseños evolucionan en incrementos pequeñísimos –compras un reloj hoy y parece un reloj hecho por la misma marca en los años 30. Y ésa es la intención. Esta lista se basó en la información reunida de varios sitios web y blogs sobre relojería en internet, en donde se puede encontrar una mezcla de opiniones profesionales y de aficionados al tema. Las marcas aquí mencionadas son reconocidas por su calidad, exclusividad, y el estatus social que proporcionan, aunque al final puede que gane la preferencia de quien brinda su humilde opinión.

Casi todas las marcas presentaron algo irracional y excesivo. Estos diseños estrafalarios de la industria son creados para resaltar lo que la experiencia en la industria es capaz de hacer –y lo que es capaz de cobrar por ese talento. La mayoría podría encontrarse solamente en la lista de compras de un oligarca, pero no tiene nada de malo echar un vistazo, ¿cierto?

Éstos son los diseños más locos que vimos:
IWC Portuguiser Annual Calender, Fossil CH2951, Perrelet Turbine Racing, Longines Conquest Classic Moonphase, Certina DS Podium Chronograph GMT, Federique Constantine Slimline Manufacture, Cerutti 1881, Breitling SuperOcean II 44, 88 Rue de Rhone, Maurice Lacroixe Pontos S

Paso 1. Define el estilo según el uso.¿Qué vestuario vas a utilizar con el reloj? Si es para usarlo con trajes (hombres) o atuendos ejecutivos (mujeres), un reloj demasiado voluminoso o de look deportivo podría desentonar (ojo: no hay reglas, y hay combinaciones que funcionan). Hay tres estilos principales de reloj: de vestir o clásico, deportivo y de diseñador.

Los relojes de vestir suelen ser de un material dorado, una carátula sencilla y un cuerpo delgado, además de manecillas y números gruesos.

Los relojes de diseñador suelen tener un estilo muy peculiar, ya que nacen de la imaginación de alguien famoso, como el arquitecto y diseñador Phillipe Starck.

Los relojes deportivos suelen ser grandes, resistentes al agua (ideales si te gusta el buceo) y con números gruesos. Suelen tener varios indicadores como cronómetro. Los hay tanto de manecillas como digitales.

Paso 2. Escoge los materiales. Para ir eliminando opciones haz una lista de las combinaciones de materiales que te gustan.
Los cuerpos por lo general vienen en plástico, resinas, acero inoxidable, metales con chapa de oro; metales sólidos como el titanio, materiales alternativos como la cerámica (o incluso madera) u oro con piedras preciosas.
Lo que elijas depende de tu personalidad: si te gusta lo clásico pero con un toque especial, la cerámica puede ser tu mejor opción; si prefieres lo clásico puro, un tono dorado pero discreto podría serte de más agrado.
Después hay que elegir la correa, pero no sólo con base en estilo, sino también con comodidad.
Las hay de plástico, caucho, metales especiales como el titanio, metálicas, pieles exóticas como la de cocodrilo o piel natural.
Elige las combinaciones que más se apeguen a tu personalidad y busca modelos basado en ellas.

Paso 3. El tamaño sí importa. El tamaño del reloj debe ser adecuado para tu complexión. Si eres una persona alta te vienen bien modelos con carátulas grandes; si eres de baja estatura un reloj demasiado grande te hará ver como un niño con el reloj de su papá.

De igual manera, si eres de complexión delgada un reloj circular podría ser la opción perfecta.

Si eres de complexión robusta una carátula cuadrada o rectangular proporciona ángulos rectos.

Paso 4. Durabilidad y mantenimiento. Si quieres comprar un reloj y heredarlo a las próximas generaciones, o simplemente deseas que dure varios años, es importante conocer las nociones básicas de durabilidad.
Los relojes mecánicos, tanto los manuales como los automáticos, necesitan ser limpiados cada tres años, pero su vida es casi infinita.
Los relojes de cuarzo que funcionan a base de baterías deben de recibir servicio cada que cambias la batería (de dos a cinco años).
Sin embargo sus partes no siempre pueden ser reparadas: a diferencia de los relojes mecánicos, su vida es limitada.
Por último, los relojes de baterías de litio tipo LID tienen una vida aproximada de 10 años.

Paso 5. Póntelo antes de comprarlo. Regla de oro: nunca compres un reloj antes de cerciorarte de que se te ve bien puesto.

En ocasiones vemos un modelo en Internet y nos fascina, pero al verlo puesto hay algo que no encaja. Esto es bastante común.

Si vas a hacer una buena inversión en un reloj, acude a la tienda con el tipo de ropa con el que lo usarías.

Si es para los fines de semana o jugar golf, lleva una camiseta polo.

Si es para las jornadas laborales, ve a la tienda con un traje o vestido formal.

Puede que encuentres mejores precios si lo compras en línea, pero primero pruébatelo en una tienda.

2017-12-03T00:33:54+00:00